Medicamentos y conducción.

Los efectos negativos de los medicamentos sobre la capacidad de conducción se denominan efectos indeseables, pero no siempre son igual de intensos en unas personas que en otras. Los principales efectos secundarios de los medicamentos que pueden afectar negativamente en la capacidad de conducir son:
  • efecto sedante (somnolencia, disminución de la alerta…),
  • las alteraciones oculares (visión borrosa, trastornos de acomodación…),
  • las alteraciones auditivas (zumbidos, acúfenos…),
  • los vértigos y los temblores, entre otros.

De Hoy no Pasa. RTPA. 24 de diciembre de 2015

La reacción del organismo a los medicamentos es más significativa los primeros días del tratamiento y puede no ser tan fuerte después. Siga siempre las instrucciones indicadas en cuanto a la dosis y al tiempo de duración del tratamiento. En caso de duda, consulte a su médico o farmacéutico. Los medicamentos que potencialmente pueden afectar a nuestra capacidad de conducción son los ansiolíticos, antidepresivos, tranquilizantes o incluso algunos colirios o pomadas oftámicas que pueden influir sobre nuestra correcta visión. Los medicamentos para tratar los resfriados o las alergias también pueden disminuir nuestros reflejos. Concretamente los antihistamínicos pueden producir somnolencia, sedación y disminución de los reflejos. En caso de duda, consulte siempre al médico o farmacéutico. Sepa que un simple descongestionador nasal puede afectarle. Pictograma Los medicamentos vienen identificados con un pictograma que avisa que ese medicamento puede afectar a la capacidad de conducción. conduccion-pic Recomendaciones del farmacéutico:
  • Leer siempre el prospecto y consultar al médico o farmacéutico especialmente si el envase contiene el pictograma que alerta sobre la posible interacción en la conducción.
  • Seguir siempre las instrucciones del médico o farmacéutico sobre cómo utilizar los medicamentos, respetando siempre la dosis prescrita, el momento de tomarlo y el tiempo de tratamiento y nunca tomar medicamentos recetados para otras personas.
  • Tener en cuenta que algunos medicamentos sin receta de uso común (antigripales, antitusígenos,..) pueden disminuir la capacidad de conducción.
  • En caso de tener que empezar un tratamiento con un medicamento, es muy importante averiguar si puede tener algún efecto sobre la capacidad de conducción.
  • Evitar conducir al iniciar un tratamiento que potencialemtne pueda disminuir reflejos o capacidad visual.
  • Tener especial precaución a la hora de adminsitrar conjunta de varios medicamentos.
  • Y por supuesto, no consumir alcohol.
   

Deja tu comentario

  • (will not be published)

*