Ayuda para personas con problemas de deglucion

Como el farmacéutico puede servir de ayuda para algunos pacientes que padecen enfermedades como determinados tumores orofaríngeos y esofásicos, Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple, miastenia gratis o accidentes cerebrovasculares, entre otras, presentan una incidencia muy relevante de disfagia o dificultades de deglución, de modo que el cumplimiento terapéutico ver dificultado enormemente e incluso impedido en algunos casos. Además centrándonos en la disfagia a medicamentos, diversos estudios han constatado que alrededor del 40% de los adultos presentan una disfagia fisiológica para deglutir los medicamentos en formas orales sólidas (comprimidos, cápsulas,….etc). El colectivo de pacientes con dificultades de deglución que puede pertenecer a diferentes especialidades:
  • pediatría,
  • geriatría,
  • cirugía digestiva y maxilofacial,
  • neurología,
  • cuidados paliativos y
  • todos aquellos con disfagias funcionales y/o patológicas.
Para muchos de  estos casos, los medicamentos necesitan ser adaptados porque las necesidades terapéuticas de algunos pacientes no pueden ser cubiertas adecuadamente con los comercializados y es necesario elaborar un medicamento personalizado al paciente en función de sus necesidades y adaptaciones. Esto se consigue a través de la Formulación Magistral, que permite incluso modificar las dosis del medicamento estandarizado. Algunas fórmulas farmacéuticas sólidas son de fácil disgregación y administración en pacientes con dificultades de deglución (comprimidos dispensables, efervescentes, masticables). No obstante, la elaboración de formulas magistrales líquidas a partir de formas sólidas comercializadas sigue siendo una práctica habitual, aunque puedan surgir problemas de estabilidad. Las fórmulas magistrales líquidas destinadas a pacientes con disfagia son básicamente:
  • Soluciones
  • Suspensiones
  • Emulsiones.
A estas formulaciones líquidas se le añaden frecuentemente algunos excipientes, tales como los edulcorantes, los conservantes y los vehículos suspensores.

Deja tu comentario

  • (will not be published)

*