La confidencialidad en la Oficina de Farmacia: cumplimiento de la LOPD

El deber de confidencialidad que ha de prestar el farmacéutico en la Oficina de Farmacia está ampliamente recogido en la legislación vigente. Tanto el Código Penal que tipifica el deber de secreto profesional (art. 199), como la Ley de Sanidad (art. 108), Ley Garantías y Uso Racional del Medicametno y por supuesto y como para todas las empresas, la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).
La Oficina de Farmacia trabaja con datos que la LOPD califica como de protección ALTA, puesto que contiene datos de salud (una simple receta ya identifica perfectamente al paciente y su dolencia).
Las Oficinas de Farmacia conscientes y responsables con esta realidad tenemos los ficheros inscritos en la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y además disponemos de un “Documento de Seguridad”, pasamos una auditoría cada dos años, tenemos la farmacia preparada para conservar correctamente estos datos incluso en algunos casos cerrados bajo llave. Poseemos también un mecanismo de destrucción de estos datos en el caso de que deban ser destruídos. Los sistemas informáticos están preparados y actualizados bajo contraseñas y/o claves encriptadas, todo el personal está implicado, pues debe firmar antes de empezar a trabajar el “acuerdo de confidencialidad”.Las comunicaciones con el Colegio Oficial de Farmacéuticos, vía de transmisión de recetas, es encriptada en los 2 sentidos y que será la via que próximamente se usará para la receta electrónica.
Todo ello para garantizar el derecho a la intimidad y a la confidencialidad de nuestros pacientes.
imagen:www.lucasferrero.com

imagen:www.lucasferrero.com

Deja tu comentario

  • (will not be published)

*